CUANDO ES MOMENTO DE DEJAR IR

CUANDO ES MOMENTO DE DEJAR IR

Las presiones sociales, los medios de comunicación y las propias creencias llevan a miles de personas a aferrarse a relaciones que son decadentes y destructivas. Con la bandera de:

“Tenemos que luchar por nuestro amor” o “Tenemos que salvar a la familia”

las personas se destruyen y se arruinan la vida luchando con quien deberían hacer equipo, en lugar de decidir que ha sido suficiente y que es momento de dejar ir.

Necesitamos entender, que hay relaciones que simplemente no funcionan, punto.

A lo mejor funcionó en algún momento, pero las personas cambian, las dinámicas cambian y la vida se transforma. Los inseparables se separan, los enamorados se desenamoran y las relaciones se encaminan hacia el final. Sin embargo, las personas se rehúsan y siguen avanzando sin darse cuenta, que cada paso les lastima y los separa más.

Hay relaciones que tienen que terminar por el bien de los dos. Cuando ya no hay voluntad, cuando hay hartazgo, molestia, incomodidad y cuando cada día se experimenta pérdida de felicidad entonces es momento de replantear el futuro de la relación… y a veces el futuro significa el final.

Decidir terminar una relación no debería llevar a nadie a sentir culpa, vergüenza, culpa o miedo de volver a intentarlo.

Si las personas permanecen demasiado tiempo en una relación que no puede mejorar, entonces corren el riesgo de destruirse emocionalmente por completo y de perder la oportunidad de ver en el otro a un compañero en el camino al que pueden decirle hasta luego.

Estos son síntomas para saber que una relación debe terminar:

  1. La personalidad del otro comienza a ser irremediablemente irritante.

Cuando una relación comienza las personas hacen todo, todo, todo lo posible por complacer al otro e ignoran por completo los detalles de la personalidad del otro que no les gustan. Pero con el tiempo esos comportamientos se pueden volver muy molestos hasta llegar al punto de ser intolerables. Cuando el otro no deja de irritarte o tu sientes que todo lo que haces le irrita a tu pareja… entonces se acercan a un punto del camino sin retorno porque ahí se pierde el respeto y la admiración que son pilares fundamentales para que las relaciones funcionen.

  1. Confesiones tardías.

Cuando uno de los dos ha guardado información y de pronto esa información es revelada, la confianza puede verse completamente dañada. Si esta información rompe alguno de los acuerdos o atenta contra algún no negociable, entonces la relación deberá terminar.

  1. Cuando los no negociables los llevan a lugares distintos en la vida.

Si uno de los dos quiere casarse y el otro no, si uno quiere hijos y el otro no, si uno quiere mantener una relación abierta y el otro no, si su apetito sexual es completamente distinto, si uno quiere ahorrar para el futuro y el otro quiere vivir el momento, si uno quiere vivir con sus papás y el otro detesta a sus suegros etc. Estas diferencias abismales terminan por separar a las personas. El error es que muchas veces alguno de los dos “abandona sus sueños por amor” y luego eso se vuelve un mecanismo interminable de control y chantaje.

  1. Competencia

La pareja y el ambiente alrededor de nuestras relaciones sentimentales necesita ser un lugar de paz y seguridad. Cuando las personas comienzan a competir con el otro, entonces ese espacio se convierte en el principal campo de batalla en la vida. Ninguna relación puede subsistir ante eso. El dolor que produce competir contra tu propio equipo, tarde o temprano destruye las relaciones y provoca mucho dolor.

  1. Aburrimiento

Es muy fácil si te aburres estando con tu pareja, entonces ahí no es. Porque eso significa que no tienen puntos de encuentro, que no hay espacios para crecer o para conectarse, que simplemente es un acompañante pero que ha dejado de ser un amante. Nadie se merece vivir esa vida de aburrimiento. No me malentiendas, no es responsabilidad de tu pareja que tu seas feliz, pero si se sienten aburridos y no hacen algo para cambiar eso, entonces lentamente se acercan al final.

  1. Traiciones.

Si una relación constantemente se abre heridas, entonces irremediablemente habrá cicatrices y las cicatrices emocionales tarde o temprano destruyen las relaciones.

Si en la relación ambos hieren y ambos tiene cicatrices entonces las personas entran en un estado de dolor y curación que puede durar por años, sin darse cuenta que eso tarde o temprano terminará por romperlos internamente y con una separación inevitable.

Todos nos merecemos un amor bonito y podemos generarlo, pero para eso es importante dejar ir las relaciones que no tienen remedio. Este artículo es un extracto de mi libro TUS MODELOS DEL AMOR, para saber más da click aquí.

Scroll to Top
Abrir chat
A %d blogueros les gusta esto: